[ Principal ] [ Novedades ] [ Pedidos ]
[AUTORES] [COLECCIONES] [TÍTULOS] [TEMAS ]

  [libro anterior]                                                                                                                        [siguiente libro]     

COLECCIÓN FICCIONES

15

variacionesok.jpg (11838 bytes)

"Variaciones sobre un cuadro de Paul Klee"

Julia Otxoa


Julia Otxoa nació en San Sebastián en 1953. Poeta y narradora, además de su labor como escritora, su creación se extiende al campo de la poesía experimental y las artes plásticas en general. Es autora entre otras obras de los poemarios: Composición entre la luz y la sombra (Gonfer-San Sebastián 1978); Luz del aire en colaboración con el escultor Ricardo Ugarte (Edarcón-Madrid 1982); Cuaderno de Bitácora (Primer premio de poesía Ayuntamiento de Pasajes 1985); Antología Poética (Casa Baroja-San Sebastián 1988); Centauro (Torremozas-Madrid 1989); L'eta dei barbari (Quaderni della Valli-Italia 1997); La Nieve en los manzanos (Ediciones Miguel Gómez, Málaga 2000); Al calor de un lápiz (Olerti-Etxea-Zarautz 2001); Taxus baccata (Quaderni della Valli-Italia 2001); Cartas a Mr. Gardener (Edición bilingüe portugués-español, Maneco Libraría&Editora, Brasil 2002), y de los libros de relatos Kískili-Káskala (Vosa-Madrid 1994) y Un león en la cocina (Prames-Zaragoza 1999).

Hay en "Variaciones sobre un cuadro de Paul Klee", como en toda mi obra narrativa, una mirada perpleja sobre el mundo, un profundo escepticismo a veces irónico, otras inquietante ante lo ilegible del acontecer humano. La escritura dentro del enigma como respuesta simbólica al laberinto. Encuentro en este modo de narrar, que algunos estudiosos etiquetan como literatura del absurdo, el mejor medio para traducir cuanto ocurre a mi alrededor. En este libro se encuentran una serie de ingredientes fieles en todos mis relatos, lo lúdico, el juego con las apariencias, el juego con el propio lenguaje, la inclusión del misterio y lo inquietante como parte de la normalidad, el factor sorpresa, la ironía... el humor como deconstrucción del orden lineal con el que a veces aparece disecada la vida. Universo narrativo entre la melancolía y el humorismo, entendiendo la melancolía como tristeza que se aligera, y el humor como transgresión y cuestionamiento crítico a través de las distintas escenografías alegóricas.


Nº de páginas: 72
PVP: 8 ¬

__________________

Comentarios sobre la obra

DIARIO  EL PAÍS - Domingo 12 de Enero de 2003
Reseña de Jon Kortazar sobre el libro  de Julia Otxoa "Variaciones sobre un
cuadro de Paul Klee"  Editorial Hiru. Hondarribia

Ironía v melancolía
JON KORTAZAR

El microrrelato adquiere cada vez más importancia en el mundo del cuento.
Puede decirse que se está configurando un género nuevo que acentúa la brevedad de la narrativa hasta límites extremos, tratando de animar de forma más intensa la calidad poética de los cuentos.

Alejado de los relatos breves y de los cuentos tradicionales, el microrrelato ofrece la posibilidad de jugar con la imaginación, y con una técnica que se llama "epifanía"  , es decir, el surgimiento de la sorpresa en, esas breves líneas, que deben dejar prendado al lector.

Género de la línea clara y sutil, género de la "abundancia justa como se lo ha denominado, cuenta entre nosotros con el trabajo de Julia Otxoa, que publicó en 1999 el conjunto de relatos breves Un león en la cocina, recientemente reeditado, y que ha visto su obra seleccionada en varias
antologías de microrrelato.

Hace aparecer ahora Variaciones sobre un cuadro de Paul Klee, una colección de microrrelatos que surgen de la perplejidad ante la vida, que utiliza materiales cercanos a la cotidianeidad, con  un cierto toque culturalista, eso sí, que se detienen en las paradojas del mundo actual, que relatan
historias mínimas, con las referencias que pueden adivinarse en la definición del género: brevedad, rapidez en la ejecución,- ironía ante la vida, sorpresa final, una leve acción que da engarce a un conjunto mínimo y relación de una historia donde la acción es minima y los personajes son sólo
captados en un momento de su existencia.
 El libro reúne 28 relatos.  Y no sé por qué pero cada vez que tecleo esta palabra aparece realto en mi pantalla.  Es decir lo real alto, lo real aprehendido justo con la punta de la mirada. -El volumen termina con una frase que resume una poética: -"El viaje más largo era para mí aquella distancia entre mis ojos y la vida".  Y ese viaje quiere representar lo real, flccionar para buscar aristas desconocidas en las actitudes vitales.
Las que aquí se ofrecen son 28 miradas a momentos paradojales: un juego de ficción con Italo Calvino y la posibilidad del final abierto., Ezra Pound entrando con dignidad en su celda-jaula-, un soldado sorprendido de su error, una equivocación en la calle, un malentendido en el campo de
batalla... son instantáneas del presente, captadas al vuelo, llevadas al papel con una economía de medios que, pienso, le hace bien al estilo de Julia Otxoa, que, a veces, tiende a una representación cargada.
___________________________

DIARIO VASCO
Domingo 19 de Enero de 2003

"Variaciones sobre un cuadro de Paul Klee"

VEINTIOCHO BREVERÍAS SANTIAGO AIZARNA

La admirable e incansable actividad literaria de Julia Otxoa, que, aunque preferentemente se nos ha mostrado desde el ángulo de la poesía pero que no por eso ha descuidado otros géneros, como la narrativa, el ensayo, los estudios antológicos y literarios, etc, nos pone un nuevo libro sobre la
mesa. En esta ocasión un libro de relatos, de breves relatos en  general que pudieran denominarse breverías , pues ya se sabe que la de a brevedad es una de sus maestrías más evidentes y una de sus mejores armas a la hora de mirar al mundo con sus especialísimas lentes para captar lo absurdo, lo
estrambótico, lo desusadamente chirriante de la sociedad en la que vivimos.
Julia Otxoa, dominadora de esos espacios literarios en donde se juntan la ironía, el humor, el juego, la travesura, la intención. la picardía, y sobre todo, la poesía, y el idealismo, y la sensibilidad, y el ilusionismo, nos pone ahora, sobre la mesa, como ya se ha dicho, un libro con veintiocho posibilidades para pensar y repensar en y sobre el mundo en el que vivimos, y si empieza por señalarnos las variaciones que se dan o se pueden dar ante un cuadro de Paul Klee, seguirá contándonos el episodio-de Lao-Ching y el tigre en su jardín, y de la soledad del teniente Bolinaga, y de la jaula de Ezra Póund, y del dormir confiado de Alejandro Magno ante las batallas, y del anacoreta contable de las losas, e historías de teléfonos y otras correspondencias, de avenidas y de fábulas, de bromas y de políticas, de músicos y de gallinas, de memorias, soluciones y fantasmas, de extrañas familias, hábitos y viajes, todo un mundo de sensaciones, sentimientos, visiones y realidades distorsionadas, pero que, en cada punto de distorsión puede brotar una idea, una luz, un como fúlgido rayo que incide sobre lo evidente alumbrándole de oscuridad, es decir, haciendo ver el envés desde la iluminación de su cara.
Son los juegos de potencialidad imaginativa y creativa en los que la autora se entretiene y a través de los cuales nos obliga a seguirla, como sorteando dificultades haciéndonos caer en ellas, haciendo que nuestro perezoso pensamiento se ponga en marcha ante el jugoso panorama de creatividad que se le está ofreciendo, que es, en cierto modo, como la invitación a un banquete de finos y delicados manjares bien troceados, una exquisitez literaria, en suma, en una muestra más de su fértil e inagotable ingenio.

PEDIDOS